SAHARA. EL MUNDO QUE NUNCA EXISTIÓ

Documental -2016
dirigido por Manuel Martín Cuenca

Sahara. El mundo que nunca existió

En los primeros meses de 1975 España acomete, por fin, la elaboración de un censo del Sahara español (territorio que en ese momento es denominado provincia española) que sirva como base al prometido referéndum que la ONU lleva exigiendo desde hace años. Definir qué y quién es saharaui en un territorio cuyas fronteras fueron delimitadas por la dominación colonial y cuyos habitantes nunca, hasta entonces, habían poseído un sentido de Estado se revela una tarea ardua. Pero el Comandante Cuevas, al frente de la Oficina del Registro de Población, es capaz de enfrentarse al reto valiéndose de una pequeña unidad militar a su mando y de un escogido grupo de jóvenes saharauis a los que, hasta ese momento, parece importarles más el rock, la moda hippie y el pelo largo que la pertenencia a una patria. Esos jóvenes saharauis recorren el desierto recopilando todos los datos que les ha pedido Cuevas, mientras él, en El Aaiún, cataloga y organiza la información. En menos de seis meses, aquel pequeño equipo es capaz de culminar el proyecto y presentarlo ante sus superiores, para sorpresa de éstos. El censo establece que la población del Sahara es de 73.497 personas.

Sin embargo, la traición de España pactando la entrega del territorio a Marruecos y Mauritania, y saltándose el derecho internacional, abre un largo periodo de guerra, confusión y martirio, que termina afectando a miles de refugiados saharauis que, de la noche a la mañana, se convierten en apátridas. Y entre ellos, a todos los agentes censales saharauis que, siendo españoles de derecho, de repente ven negada cualquier condición de ciudadanos de un país que les acaba de abandonar.

Este documental es, por un lado, la historia de ese censo y del prometido referéndum, de su gestación y elaboración, y, por otro, la historia de quienes lo hicieron y los terribles acontecimientos que marcaron para siempre sus vidas. Del comandante Cuevas y de los jóvenes agentes censales saharauis que recorrieron todo el territorio identificando a sus pobladores, trabajando para el gobierno español, y que fueron abandonados a su suerte por ese mismo gobierno cuando dejó de necesitarlos.

La historia de aquellos que, de alguna manera, pertenecen a una nación, a un mundo, que nunca llegó a existir.

+ Sinopsis
Sahara. El mundo que nunca existió

En los primeros meses de 1975 España acomete, por fin, la elaboración de un censo del Sahara español (territorio que en ese momento es denominado provincia española) que sirva como base al prometido referéndum que la ONU lleva exigiendo desde hace años. Definir qué y quién es saharaui en un territorio cuyas fronteras fueron delimitadas por la dominación colonial y cuyos habitantes nunca, hasta entonces, habían poseído un sentido de Estado se revela una tarea ardua. Pero el Comandante Cuevas, al frente de la Oficina del Registro de Población, es capaz de enfrentarse al reto valiéndose de una pequeña unidad militar a su mando y de un escogido grupo de jóvenes saharauis a los que, hasta ese momento, parece importarles más el rock, la moda hippie y el pelo largo que la pertenencia a una patria. Esos jóvenes saharauis recorren el desierto recopilando todos los datos que les ha pedido Cuevas, mientras él, en El Aaiún, cataloga y organiza la información. En menos de seis meses, aquel pequeño equipo es capaz de culminar el proyecto y presentarlo ante sus superiores, para sorpresa de éstos. El censo establece que la población del Sahara es de 73.497 personas.

Sin embargo, la traición de España pactando la entrega del territorio a Marruecos y Mauritania, y saltándose el derecho internacional, abre un largo periodo de guerra, confusión y martirio, que termina afectando a miles de refugiados saharauis que, de la noche a la mañana, se convierten en apátridas. Y entre ellos, a todos los agentes censales saharauis que, siendo españoles de derecho, de repente ven negada cualquier condición de ciudadanos de un país que les acaba de abandonar.

Este documental es, por un lado, la historia de ese censo y del prometido referéndum, de su gestación y elaboración, y, por otro, la historia de quienes lo hicieron y los terribles acontecimientos que marcaron para siempre sus vidas. Del comandante Cuevas y de los jóvenes agentes censales saharauis que recorrieron todo el territorio identificando a sus pobladores, trabajando para el gobierno español, y que fueron abandonados a su suerte por ese mismo gobierno cuando dejó de necesitarlos.

La historia de aquellos que, de alguna manera, pertenecen a una nación, a un mundo, que nunca llegó a existir.